¿Mi opinión cuenta?

UN PAÍS PASIVO CON PROSELITISMO AGRESIVO

Por Mauricio Beltré
Instagram/Twitter: mauricio_beltre
WhatsApp: (829) 942-1632

Un país bendecido, pero que tiene por habitante un pueblo ocioso, victima de cualquier gobernante de turno por la sumisión demostrada al poder ejecutivo.

¿Por qué planteas esto, Mauricio?
– Simple, aquí te narro todo.

Si nos vamos al génesis de la fundación, justo en el tiempo que a esto se le denominó Primera República, podemos razonar que desde el ordenamiento civil, militar y político de esta media isla (1844), hemos aunado todas nuestras fuerzas como nación para desafortunadamente ver como casi siempre dos bandos (sean estos políticos o militares) se pelean por alcanzar el tan anhelado puesto de primerísimo señor presidente de la República, sin importar las pugnas o los actos más funestos por cometer en el solitario camino al poder. ¡Esto te va dando desde ya una vaga idea por donde viene el asunto!

No necesitamos ser tan explicito para hacerte ver que nos referimos exactamente a ese país descrito por Pedro Mir en su poesía “Hay un país en el mundo”, pues esa media isla que está colocada en el mismo trayecto del sol desde las indiferencias de Pedro Santana y Buenaventura Báez (1844 – 1861), pasando por los partidos Rojos y Azules; apodados bolos y coludos por la popularidad de las peleas de gallos a fines del siglo XIX y principios del XX en nuestro país (1866-1930), saltando al derrocamiento de Juan Bosch (1963), paseándonos por “La guerra de abril” (1965), contemplando los 22 años del Dr. Joaquín Balaguer (1966-1978 y 1986-1996) y sintiendo la política macabra de los gobiernos ininterrumpidos morados (2004-2012 y 2012-2020), nos hace ver como nuestra historia es un desdén social y político, parece la típica frase de “todos contra uno y uno contra todos”, un caos de proporciones bíblicas las que hemos tenido en en 178 años de fundación, seguimos en pañales y parecemos niños peleando por un juguete con el afán de todos querer lograr el poder sin importar el tamaño de lo sacrificado.

Las rancias luchas partidarias, muchas veces innecesarias, siempre han sido la manzana de la discordia para un pueblo que no necesita más para ser extremista y meramente vulgar en el ejercicio político; sabemos que la política no es para personas que guarden sentimientos, aquí el objetivo final es el Estado como botín. En teoría, la persona que llega debería ser benevolente, buena, humilde y humana, pero aquí sólo vale la práctica y cualquiera, aunque posea cualidades maquiavélicas, con una buena estrategia bien desarrollada logra lo impensable; hacerse del poder y usar el aparato estatal para sus fines personales, ¿te suena familiar esto? Déjame refrescarte la memoria; para un 2019 un presidente de origen sureño quería modificar la constitución para un tercer periodo consecutivo y aunque muchos pensaron que no se llevó acabo por la rebelión del pueblo contra la militarización del senado, es menos cierto porque todo fue por el acercamiento del pasado gobierno con el gigante asiático llamado China.

El rompimiento comercial con Taiwan, fue un movimiento comercial que Estados Unidos no aceptó e hizo la famosa “llamada de Mike Pompeo”, Secretario de Estado de los Estados Unidos, al Palacio Nacional para el tema de la segunda reelección del amigo aquel de San Juan… Me atrevo a decir que si no habrían intereses afectados para Estados Unidos con la amenaza de inversión China en la región del Caribe la segunda reelección de Danilo hubiese pasado y hoy fuésemos el segundo Nicaragua de américa con un gobierno opresor tipo el de Ortega-Morillo allá.

Está de más recordar al “delfín”, “el invento”, “el penco de candidato”, “el presidente de la manga corta” que fue una imposición peligrosa bajo mala praxis políticas, pero que el pueblo supo lo que había y le dijimos no a esa pelota que nos lanzó el partido morado.

¡Cuándo el gato es hijo de zorro hasta con la cola araña!
Todo aquel que piensa que la figura de Danilo Medina y el mismo Leonel Fernández está acabada o desgastada debe estudiar mejor su análisis y comprensión de la política criolla para descubrir si está siendo objetivo con su planteamiento…

Ver las actividades multitudinarias por provincia que está realizando en especial el partido morado con Danilo a la cabeza, es impensable por lo permisible que fue en sus dos periodo de gobierno, pero ahí está recibiendo un apoyo de gente, gente que vota como tú y como yo, que quieran minimizar eso es exponerse a un dolor de cabeza en los resultados del 2024.

Por igual, manejamos la información de que al exmandatario Medina no le agrada que si una actividad es de Azua que vayan dirigentes de otras provincias, se dice que hasta boches suele echar si usted se aparece en una actividad no de su demarcación, lo que te deja entender que sus manifestaciones son directamente de personas del lugar, sean veinte o sean cien.

Con esto te muestro que la política es más que la razón, es un sentimiento que debe ser despertado y si no me creen, pregúntenle por qué en su discurso del pasado domingo 19 de junio, el Presidente Luís Abinader, usó la famosa jerga “No mire’patra” ¿te recuerda la de “E’ pa’ lante que vamos” o “E’ pa’ fuera que van”? ¿Sí? Pues déjame ilustrarte, es porque apenas la política dominicana con miras al 2024 acaba de empezar y sin ser tiempo para propagandas políticas estipulado por la ley, pero aquí no se le para eso, porque: ¡Esto es República Dominicana en su máxima expresión, un país pasivo, pero con proselitismo agresivo!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba