¿Mi opinión cuenta?

¡La falta de Justicia es un Peligro!

Por: Ramón Lebrón – El autor es profesor, gremialista, dirigente político y dirigente comunitario

Soy de los pocos hombres que cree que todavía hay esperanza de un cambio positivo, donde todos podamos tener libre acceso a una educación de calidad, servicios satisfactorios y libertad de expresión como lo expresa nuestra carta magna. Es por eso que siempre hago uso sensato de las redes sociales, buscando pues el equilibrio entre los que dicen que todo está perdido y los pocos que creen que aún hay esperanza de volver a la senda antigua (me incluyo en el último grupo).

Pareciera esto un cuento de nunca acabar, en el cual nos bombardean día tras día con casos impensables, hasta el punto de aplicar la famosa y célebre frase de Francisco de Quevedo, donde expresa que: “Dónde hay poca justicia es peligro tener razón”.

Yo no busco tener la razón en todo lo que digo, pero me gusta llamar la atención de aquellos que están designados a trabajar para que las cosas mejoren (desde el gobierno central hasta el más despreocupado ciudadano). Todos somos responsables de luchar por una ciudadanía más justa e igualitaria para todos. 

Y es en este momento dónde también debo aplicar la frase de Martin Luther King: “Lo preocupante no es la perversidad de los malvados, sino la indiferencia de los buenos”. Es tan vil la falta de política de seguridad de los gobernantes que los casos serios se convierten en chismes auxiliándose de estrategias distractoras.

El gobierno debe concentrarse más en crear políticas de gobernabilidad serias, sin acudir al chantaje mediático. No se trata de un partido, es que todos somos dominicanos y lo que queremos es que todos vivamos bien, que no exista la necesidad de buscar culpables. Debe poner atención a las situaciones que más tarde, si no se resuelven podrían desestabilizar el gobierno. Tal es el caso de la frontera dominico-Haitiano, la cancelación masiva de docentes, etc.

En este momento nos vamos referir al caso de los docentes bloqueados y cancelados.

Esto más que una incoherencia del ministro, es una violación a la constitución de la república dominicana y otros escritos publicados. No es posible que una persona sea separada de su carga mientras está en vacaciones, y mucho menos cuando hay pruebas de que esa persona ha estado cumpliendo con su deber al pie de la letra.

No es posible que frente a la situación que está viviendo el sistema educativo dominicano el ministro quiera buscar más problemas con la Asociación Dominicana de Profesores bloqueando a los miembros de este prestigioso gremio, donde la mayoría se ha hecho sin justificación, pues esos maestros están han cumplido con su deber.

Sé que con esta publicación vienen ataques contra mí o los míos, pero estamos listos para responder si alguien se anima.

Antonio Luciano

Comunicador y Periodista Digital, egresado del Instituto Tecnológico de Las Américas (ITLA).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba